Todo lo que debes saber sobre los neumáticos de invierno

Hoy en día la seguridad es primordial, por ese motivo es muy importante mantener en buen estado las ruedas de nuestro vehículo. Muchas veces es imprescindible circular con cadenas o con neumáticos de invierno, especialmente diseñados para su uso en condiciones adversas, temperaturas bajas además de hielo y nieve.  

Este tipo de neumáticos pueden circular sobre asfalto con nieve sin tener que utilizar cadenas. Los neumáticos para nieve alcanzan su adherencia máxima en temperaturas por debajo de los -7ºC. En Pinchazos 24h te explicamos todo lo que debes saber sobre el uso de neumáticos de invierno.

 

¿Qué son los neumáticos de invierno?

 

Las ruedas de invierno tienen una banda de rodadura más recortada y profunda. Llevan gran cantidad de laminillas en los tacos y conservan sus propiedades ante temperaturas bajas. En estos neumáticos vemos el marcaje M+S (Mud & Snow) y un pictograma de una montaña de tres picos con un copo de nieve. Como decimos, hacen que no tengamos que usar cadenas de nieve.

 

Estas ruedas de invierno se pueden montar hasta dos índices de velocidad por debajo al marcado en la ficha técnica. Una de sus características más importantes y directamente relacionadas con la seguridad es que reducen considerablemente la distancia de frenado en condiciones adversas. Están disponibles para todo tipo de vehículos.

 

¿Qué diferencia hay con los neumáticos de verano?

 

En algunos países donde el hielo y la nieve son una constante en invierno, este tipo de neumáticos para coches son obligatorios. A diferencia de los de verano, la banda de rodadura lleva mayor número de aristas y laminillas autoblocantes. Además, el dibujo es más profundo, unos 2 mm más.

Cuando utilizamos neumáticos de invierno debemos tener presente que el índice de velocidad puede reducirse hasta en 2 índices. Las letras M+S indican que el dibujo y el compuesto de la banda de rodadura del neumático han sido concebidos para proporcionar una conducción y un frenado en barro y nieve superiores a los neumáticos de verano. El símbolo aparece en los neumáticos para todas las estaciones y en los de invierno.

Por su parte, el copo de nieve dentro de una montaña de tres picos quiere decir que los neumáticos han superado un rendimiento mínimo requerido para la nieve según el Reglamento 661/2009 de la UE. Este símbolo sólo aparece en los neumáticos de invierno.

Es importante usarlos solo cuando es estrictamente necesario ya que, si la temperatura es demasiado elevada, sufrirán un desgaste excesivo y un nivel de rumorosidad muy elevado. Por eso, si estamos a más de 18ºC, hemos de realizar un cambio de neumáticos y volver a colocar los de verano. El coste de los de invierno es algo superior al de los neumáticos convencionales, pero hay que tener en cuenta que nos van a durar mucho más tiempo porque su uso es limitado.

En el mercado, están disponibles para todo tipo de turismos, 4×4 y furgonetas. Contienen una mayor cantidad de goma natural que los convencionales para que su estructura sea más blanda y flexible. En cambio, los de verano se endurecen por debajo de los 7 °C.

   

¿Cómo funcionan?

 

Estos neumáticos ofrecen una eficacia óptima ante lluvia, hielo y nieve. Al llevar más cantidad de goma y ser más blandos se adhieren mejor a la carretera en caso de que haya temperaturas muy frías. Los de verano están fabricados con un compuesto más duro. Las diminutas ranuras de los de invierno atrapan la nieve, el hielo y la aguanieve, dispersan el agua y garantizan un mejor frenado y mayor tracción. Esas ranuras, al ser más profundas, agarran y retienen la nieve facilitando la adherencia sobre nieve compacta y ayudando a que los neumáticos evacuen el agua. Se reduce de este modo el riesgo del temido aquaplaning.

 

Ventajas de los neumáticos de invierno

 
  • Proporcionan un agarre excelente en carreteras frías, húmedas, secas, con nieve o con hielo. Ante nieve compacta, las ranuras del dibujo de los neumáticos se llenan de nieve y estos se adhieren a la nieve de la carretera.
  • La profundidad extra del dibujo hace que dispersen más agua, reduciendo el aquaplaning y mejorando la conducción.
  • Al conservar la flexibilidad, son más fuertes que los de verano.
 

Si la temperatura sube por encima de los 7 ºC, se recomienda cambiar los neumáticos de invierno por unos de verano. Este tipo de neumáticos son una gran inversión en lugares con condiciones climatológicas adversas. Si quieres saber más sobre neumáticos no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Disponemos de un amplio stock para garantizar un servicio de cambio de ruedas y neumáticos in situ, sin cita previa y al momento.

 


Ver servicios

Post más recientes

Tips para conducir con lluvia. 5 Consejos para ayudar en tu seguridad frente al vehículo
Uno de los escenarios más peligrosos a los que nos podemos enfrentar
¿Cuándo debo homologar los neumáticos? Requisitos y proceso para llevarlo a cabo
¿Tienes claro en qué momento homologar los neumáticos? Si la respuesta es
Mantenimiento de las baterías de coche. ¿Qué debo hacer para mejorar su funcionamiento?
¿Tienes claro qué mantenimiento necesitan las baterías de coche? Hoy en día,