¡Llega el frío! 5 consejos para cuidar de tu coche este invierno

Realizar un correcto mantenimiento del coche en invierno es clave no solo para evitar averías, sino también por una cuestión de seguridad. Hay que tener en cuenta los factores meteorológicos, extremar las precauciones y cuidados para alargar la vida útil del vehículo en la medida de nuestras posibilidades.

 

Consejo 1: Guarda el coche bajo techo

 

Lo primero que debemos tener presente es que, siempre que sea factible, es mejor guardar el coche bajo techo, en garaje o parking para que soporte mejor el invierno. Si lo has dejado a la intemperie y el parabrisas aparece helado, puedes echar mano de un rascador especial para no dañar la superficie del cristal. Olvídate de echar agua caliente o de activar las escobillas porque lo que seguramente pase es que se resquebraje la luna por el cambio brusco de temperatura. De hecho, es clave comprobar de forma periódica el estado de las escobillas. Son claves para permitirnos una buena visibilidad si conducimos bajo la tormenta.

 

Consejo 2: Vigila los niveles de líquido anticongelante y de aceite

 

Otro aspecto que se vigila cuando un mecánico prepara el coche para el invierno son los niveles de líquido anticongelante y de aceite. Tienen que ser los adecuados para facilitar el arrancado del motor. Agotar el líquido anticongelante puede suponer graves problemas para el coche en invierno. Por eso, es clave revisar siempre los niveles antes de la llegada del frío.

El líquido refrigerante es a su vez anticongelante hasta cierta temperatura, pero con el tiempo pierde propiedades. Si presenta un color vivo (amarillo, rojo o verde) será indicativo de un estado óptimo. En cambio, si presenta un color más traslúcido o sucio, será señal de que se ha deteriorado. Bien por residuos del propio circuito de refrigeración o bien porque se haya mezclado con agua desionizada, rebajando notablemente sus propiedades anticongelantes. En caso de dudas, mejor cambia totalmente el líquido refrigerante-anticongelante.

 

Consejo 3: Comprueba el estado de los neumáticos

 

El estado de los neumáticos es otro de los aspectos que no debes desatender. En ninguna época del año, pero muy especialmente en invierno. Son claves para la adherencia al asfalto en caso de lluvia o nieve. Para proteger tu coche del frío en lo que se refiere a los neumáticos, hay que comprobar la presión. Las bajas temperaturas pueden hacer que se reduzca el nivel de aire. Un consejo es añadir hasta 0,2 bares más que durante los meses más cálidos. De todos modos, siempre hay que atender a lo que dice el fabricante sobre los niveles óptimos. A veces hay que optar por los neumáticos de invierno, concebidos especialmente para sortear este tipo de adversidades meteorológicas. Como comentamos en un post anterior de nuestro blog, en invierno es importante llevar cadenas.

Consejo 4: Elimina la suciedad del tubo de escape

 

Además de todo lo anterior, hay que utilizar productos especiales para el mantenimiento del motor en los meses de frío. Los hay para eliminar la suciedad del tubo de escape y demás componentes del vehículo que tienden a ensuciarse más durante esta época del año. Además, estos productos evitan la corrosión, lubrican y eliminan suciedad como la grasa seca. Ante piezas bloqueadas y oxidadas o corroídas por la lluvia puedes utilizar un producto especial para aflojarlas y sustituirlas.

 

Consejo 5: Deja que el motor caliente antes de arrancar

 

Sobre todo, si el coche pasa la noche a la intemperie, al arrancarlo espera unos minutos a que el motor y sus fluidos principales (aceite y líquidos) alcancen un mínimo de temperatura. Si echas a andar con el motor y los fluidos demasiado fríos dañarás seriamente las piezas móviles del motor. Esto es más importante si cabe en los motores turbo ya que necesitan la mejor lubricación posible. Por eso, hay que esperar a que el aceite lubrique correctamente para que no haya daños en el motor.

Otro consejo es mantener el circuito de aire acondicionado cargado. Date cuenta de que es aire seco y que ayuda en consecuencia a evaporar el vaho de las lunas del vehículo. En invierno es recomendable que lleves una paleta de plástico para rascar la escarcha de la luna delantera. Existen además productos descongelantes que derriten la escarcha. Lo que ocurre es que no es bueno abusar de ellos porque están fabricados con disolventes y alcoholes que pueden ir dañando las gomas de los limpiaparabrisas.

Si tienes alguna duda puedes acudir a un taller especializado como el de Pinchazos 24h.

Post más recientes

Conducir con nieve: trucos y consejos para hacer frente al invierno
La borrasca Filomena ha hecho que en muchas partes del país conducir
Patinete eléctrico, regalo estrella de la Navidad 2020. ¿Cuál comprar?
Si estás pensando en comprar un patinete eléctrico, bien sea para ti
¿Cómo poner las cadenas de nieve al coche?
No todo el mundo sabe cómo poner las cadenas al coche a